imagen ansiedad

Puedes reducir la ansiedad si sabes cómo.

Aunque pienses que la ansiedad es algo que no se quita, puedes reducir la ansiedad si sabes cómo. La ansiedad es una respuesta de tu cuerpo, desmesurada, avisándote de que llevas demasiado tiempo con tensión física y emocional acumulada, sin gestionar.

Es la consecuencia de un estilo de vida con grandes dosis de estrés y completamente desconectado de tu cuerpo y tu esencia. Necesitas perder el miedo a sentir para liberarte de la ansiedad, y encontrar así un camino que te lleve de regreso a tu esencia.

La ansiedad es el resultado de perseguir la perfección en lo que hacemos, querer controlar todas las situaciones, evitar la expresión de nuestros sentimientos y desconfiar de quien somos en verdad.

Así, nuestro sistema nervioso termina colapsando y aparece la ansiedad. Lo que necesita tu sistema nervioso es que vuelvas al equilibrio, y tu cuerpo, necesita que conectes con tu consciencia a través de la respiración y el movimiento consciente.

Esa consciencia, que está rugiendo que seas tu mismo y que crees una vida plena.

Llevas demasiado tiempo en un estado de alerta por miedo a que si te relajas, algo malo va a pasar. Mientras te preocupas por el futuro y por hacerte cargo de los demás, no te haces cargo de ti mismo ni estás donde quieres estar.

Para salir de este estado de hipnosis, necesitas cuestionarte tus creencias. Esas que están limitando tu vida, y creándote una cárcel de la que ahora te parece imposible salir.

Sé que se puede vivir sin ansiedad tras haberla padecido, ya que puedes dejar de generarla. No por arte de magia, requiere hacer cambios en tu estilo de vida y en tu comportamiento. Quédate con la idea de que tú también puedes dejar de tener ansiedad.

Lo que tienes que hacer para que desaparezca dependerá del tipo de ansiedad que padeces. Hay dos tipos de ansiedad en base a su intensidad, leve o moderada-grave.

La ansiedad leve es aquella en la que puedes tener síntomas físicos como dolores de cabeza, dolor de cuello, dolores de estómago o malas digestiones. También puedes sentir intranquilidad, dificultad para conciliar el sueño, te cuesta concentrarte y relajar tu mente. Y pasas mucho tiempo preocupado por el futuro.

La ansiedad moderada-grave es aquella en la que además de estos síntomas característicos de la ansiedad leve, puedes tener síntomas físicos como caída de cabello, sequedad bucal, dolores corporales intensos, mareos, brotes de alergia. Tu mente tiende a obsesionarse, estás irritado, aparecen miedos a no salir adelante (salud, trabajo, familia…). En ocasiones incluso no puedes realizar alguna actividad de tu vida diaria como consecuencia de la ansiedad. Tienes ganas de llorar, y hay momentos en los que no puedes respirar y tienes ataques de pánico en los que temes por tu vida. Además puede haber momentos en los que te sientes fuera de ti o de la realidad.

Ya sea una u otra intensidad, desde la fisioterapia en salud mental a través de ejercicios de conciencia corporal y desde el coaching de vida puedo ayudarte. Aunque, si la ansiedad es moderada-grave, necesitas abarcar esta condición desde un enfoque multidisciplinar. Así que te recomiendo que acudas a un psicólogo porque será necesario su apoyo para que te recuperes.

Ten en cuenta que tu capacidad de aguantar es muy elevada, te has desconectado de tu cuerpo y no percibes las señales de alarma de forma correcta. Si tu ansiedad es leve, te recomiendo que comiences cuanto antes a transformar tu vida, ya que una intensidad leve puede derivar en una intensidad moderada-grave si no se la atiende de forma correcta. El tiempo cuenta, si estás aquí es porque necesitas comenzar a cuidar de ti y escuchar lo que la ansiedad tiene que decirte.

Una forma de comenzar a reducir tu ansiedad es realizar ejercicios de conciencia corporal, para aprender a sintonizar con la emisora de tu cuerpo y liberar eso que la ansiedad tiene que mostrarte.

Así que te ofrezco si te apuntas a mi lista de correo un vídeo con 5 ejercicios para que comiences a reducir tu ansiedad aumentando tu conciencia corporal. Y así, comenzar a relajar tu sistema nervioso, relajar tu musculatura, conectar con tu respiración y con tu esencia.

Como te dije, la ansiedad es una consecuencia de un estilo de vida con grandes dosis de estrés, además de vivir desconectado de tu cuerpo. Para trabajar lo segundo, puedes practicar esos 5 ejercicios que comparto en el vídeo que acabo de comentarte.

¿Y qué puedes hacer para reducir el estrés y crear una vida más plena? Puedes cambiar tu estilo de vida.

El estilo de vida es la consecuencia de la suma de decisiones a cerca de lo que tu crees que es bueno para ti y para los tuyos. Sin embargo, esas creencias, en ocasiones pueden no ser positivas en realidad. Y a esto le llamamos creencias limitantes.

Las creencias limitantes son opiniones que tenemos a cerca de la vida y de nosotros mismos que en un momento de nuestro crecimiento fueron verdad, pero que ahora no lo son. Y no solo es que sean mentira, sino que están provocando que tomemos decisiones en nuestra vida de forma inconsciente que nos perjudican. Están gobernando tu vida sin que tu te des cuenta, haciendo que tu estilo de vida sea una cárcel y siendo el origen de tu ansiedad.

La ansiedad por tanto, no es una circunstancia del azar que sea consecuencia de las circunstancias que vives. La ansiedad es una consecuencia de las decisiones inconscientes que tomas.

Y tengo algo que contarte al respecto. Puedes tomar decisiones más conscientes, y crear un estilo de vida basado en esas decisiones que si que son en verdad positivas para tu salud y la de los tuyos.

Para ello, se hace necesario que realices un profundo trabajo sobre tus creencias limitantes.

Lo que sucede con este trabajo es que no resulta fácil saber diferenciar si una creencia es verdadera o falsa, ya que se requiere un amplio conocimiento y experiencia. El coaching de vida es una especialidad en la que se trabajan las creencias limitantes, y los coaches somos los profesionales que lo llevamos a cabo.

Este trabajo puedes hacerlo por tu cuenta buscando información y experimentando, lo cual te llevará demasiado tiempo. O puedes ir al grano y ganar mucho tiempo si realizas unas sesiones de coaching de vida con un profesional, para lo cual yo puedo ayudarte. Si quieres más información sobre mi programa de coaching «Armonía Natural» pincha aquí.

Si has llegado hasta aquí es muy probable que hayas detectado que tienes ansiedad, así que me gustaría hacerte unas recomendaciones finales:

  • Deja de descuidar tu cuerpo, muévelo y escúchalo.
  • Deja de abandonar tu vida en manos del azar, responsabilízate.
  • Deja de poner a todos por delante de ti, priorízate.
  • Deja de querer controlarlo todo, respira y suelta.
  • Deja de tener miedo a la vida, confía en ti.

Recuerda que la ansiedad no es algo que seas, sino que es el resultado de la suma de las decisiones que has tomado hasta el momento, y que no han beneficiado tu equilibrio mental.

Tu tienes el poder de cambiar tus propias decisiones, y puedes lograr reducir la ansiedad si sabes cómo y si te responsabilizas.

Ha llegado el momento de que crees una vida para ti que merezca ser vivida.

Palabrita de Lore.

2 comentarios en “Puedes reducir la ansiedad si sabes cómo.”

  1. ¡Cuánta verdad Lore!

    Simplemente quiero aportar el testimonio de mi pareja que tras años como bancario pareció un estrés (ni leve, ni grave-moderado!) galopante que se tradujo en una artritis paralizante y unos dolores mortíficantes durante 8 años.

    ¿Resultado? Gracias al movimiento inteligente y método Feldenkrais y empezando de cero (como un bebé que comienza a caminar), está sanando, caminando, andando en bici, y yendo al gimnasio para fortalecer sus músculos, además de su autoregulación nerviosa diaria.

    La ansiedad se sana con movimiento (que. no ejercicio!) tras haber cambiado los pensamientos limitantes, como bien dices, que nos impiden salir de nuestras absurdas y estresantes rutinas.

    ¡Es urgente tomarse muy en serio la ansiedad como un síntoma anormal en nuestras vidas antes de que pase de una simple molestia, a dolor, a sufrimiento y finalmente a parálisis mortificante!!

    Gracias por tu labor !!!!

    1. ¡Hola Ana!

      El caso que explicas sobre tu pareja es la realidad de cientos, por no decir miles de personas. Con la diferencia de que tu pareja ahora sabe que el mantenimiento de un estado de salud óptimo solo será como resultado de hacerse responsable de ella.

      Y la ansiedad como bien dices, es un estado anormal en la vida de las personas, y es mi labor como profesional que promuevo la salud, por vocación, insistir en esto.

      El método Feldenkrais, al igual que el método BBAT que es el que yo practico, debería de promoverse en todas las consultas de psicología, psiquiatría y medicina para el tratamiento del dolor crónico. Esto sí que es urgente. ¿Cuándo lo veremos? Espero que mis ojos lo vean.

      Las gracias te las doy a ti por tu comentario tan enriquecedor Ana.

      ¡Salud-os!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio